Raúl Cardoso: “Nuestro objetivo cada temporada es formarlos como personas y al mismo tiempo como jugadores de fútbol”

Mariano SánchezNOTICIAS

Laudrup, o ahora Isco, han marcado la carrera como futbolista y entrenador de Raúl Cardoso. Después de tantos años al frente de la escuela de fútbol del Club Deportivo Tajamar, Raúl, sabe el papel tan importante que juega un entrenador en un equipo para formar personas, jugadores y transmitir los valores de un deporte como el fútbol.

 

¿Qué objetivos tenéis para esta temporada 2017-18?

Trabajamos con chavales en formación y, por tanto, nuestro objetivo cada temporada es formarlos como personas y al mismo tiempo como jugadores de fútbol. Ambos propósitos van de la mano y la metodología es la que cambia en relación con la edad.

Con los más pequeños de la Escuela pretendemos que aprendan jugando y divirtiéndose. Una vez que han ‘aprendido’ a jugar al fútbol y no solo a la pelota llegamos a una nueva fase que podríamos denominar precompetitiva, porque la competitividad también forma parte del aprendizaje y revierte directamente en la capacidad de superación, tan importante en la vida cotidiana.

Y, por último, sin dejar nunca aparcado el aprendizaje, llegaríamos a una etapa competitiva. Nada tiene sentido sin unas metas, sin unos objetivos; jugar bien, ascender de categoría, no descender, etc. Es una motivación para los chicos ver la progresión de los equipos y saber que hay objetivos exigentes. Es una manera de crecer y que a cierta edad sigan involucrados.

Esta temporada, por ejemplo, y después de lograr 3 ascensos la pasada, ponemos de nuevo el listón alto. Por un lado, tenemos la ilusión de ascender con el Alevín “A” y con el Cadete “A” y, por otro, mantener la categoría de Preferente con el Infantil ‘A’. Además, tenemos un reto apasionante con el Aficionado como sería el ascenso por primera vez de Tajamar a la categoría de Preferente.

¿Cómo ves el arranque de temporada de todos los equipos?

El arranque ha sido bueno en líneas generales, pero confío que en lo que resta de temporada, que es muchísimo, se mejore aún más para acabar el año futbolístico con las mejores sensaciones.

¿Cuáles son los valores que intentas transmitir a través del fútbol?

Responsabilidad, respeto, trabajo, compañerismo. Los valores del deporte, y en este caso concreto los del fútbol, valen para la vida diaria. Nuestro deseo es que lo que aprendan aquí les convierta en mejores personas.

¿Cuál es la cualidad que debería tener todo entrenador? 

Saber ganarse el respeto de los jugadores. Tener el respeto del vestuario, pero al mismo tiempo ser cercano a él.  Un equilibrio a veces difícil pero imprescindible para el éxito, y también ser un buen comunicador. De nada vale tener conocimientos si luego no sabes hacérselo llegar a los chicos. Y siempre, claro está, trabajo y constancia. La preparación de un entrenador debe ser continua y cada día se aprende de partidos, entrenamientos, estudio a rivales, etc.

¿Y cuál debería tener todo jugador?

Ilusión. Sin ilusión el resto no cuenta. El talento está ahí y se manifiesta de modo diferente en cada jugador, incluso puede trabajarse, pero sin ilusión no hay nada. Y aunque tú como entrenador puedes contribuir a que esa ilusión no se pierda o aumente, si no se trae de serie un mínimo gusto por el fútbol….

¿Qué opinas del fútbol actual? ¿Son un buen ejemplo los futbolistas de élite para el fútbol base? ¿y para la sociedad?

Yo es escuchar la palabra fútbol y me sale una sonrisa, así que difícil que yo te pueda hablar mal del fútbol, ni del de antes ni del de ahora, aunque sean algo distintos.  Creo que el fútbol es mucho más positivo que la imagen que se frece en ocasiones sobre él. Son solo algunas excepciones las que estropean su imagen, y no tiene que ver tanto con el deporte y sí con las personas.

Por supuesto que es repudiable la violencia, el mal ejemplo que puedan dar algunos jugadores, y tenemos que trabajar en educación para corregirlo. Son aspectos deben ser erradicarlos del deporte y creo que es responsabilidad de todos. Sin embargo, el fútbol tiene un valor extraordinario. Mucha gente humilde que lo practica, las amistades que hace y sin olvidar la cantidad de familias que cada fin de semana se une para seguir un partido.